Pasos para una rinoplastia exitosa

Metas Reales

El mejor candidato busca mejoría, más no perfección. La cirugía estética de nariz mejora la apariencia y confianza en sí mismo, no cambiará necesariamente  de manera que el resultado sea el ideal, ni hará que los demás le  traten mejor o diferente.  El Dr. Roel Moyeda escuchará sus inquietudes y le orientará sobre los beneficios asequibles de su operación, a fin de que usted pueda tomar la decisión más sensata en base a sus metas.   Los resultados que usted espera de la cirugía se conocen como expectativas y deben ser por demás claras antes de dar su consentimiento por escrito para la operación.   Un buen candidato quiere mejorar su apariencia sin exigir ni esperar un resultado perfecto.

“Asume una virtud si no la tienes”. – Shakespeare

Busque un experto en la materia

“ Es altamente recomendable que el paciente busque al menos dos o tres opiniones con especialistas diferentes, a fin de estar plenamente informado”, esto le dará un panorama más completo y le dará poder de decisión.  El Internet puede ser un aliado pero también un enemigo.  Su cirujano plástico debe realizar esta cirugía dentro de sus operaciones habituales “del día a día”  y tener un número suficiente de casos en su galería personal.  El grado de expertise requerido para esta operación es muy celoso y demandante.   “Haga bien su tarea y entienda bien las bases que le ayuden a tomar una decisión bien informada”.   Busque fuentes de información confiable como la incluida en la AMCPER y una lista de médicos certificados como la que se incluye en la página del CMCPER.  Recuerde que cada paciente es especial y todas las narices quedan diferente,   si fundamenta su investigación únicamente en foros o en experiencias aisladas, no será la mejor manera de integrar su información para una decisión bien informada.

Edad recomendada

Generalmente la cirugía se puede realizar con fines estéticos cuando se ha detenido el desarrollo facial, alrededor de los 16 años en las mujeres y después de los 17 en los hombres, a menos que se deba a un traumatismo o fractura de la nariz. Deben ser emocionalmente estables y contar con la autorización de sus padres, además de establecer el deseo de cambio en el menor.

Cirugía sin dolor y sin tapones

El 95 % de las veces la inflamación es leve a moderada y el dolor de muy baja intensidad o incluso ausente.     Cuando se realizan procedimientos sobre su tabique nasal es posible que usted requiera algún tipo de ferulización, incluso pueda despertar con algún vendaje , la hinchazón de cara y la frente pudiera ser  normal, además volverá a su casa el mismo día de la cirugía.  Los pacientes salen del hospital respirando por su nariz y sin dolor.

Rinoplastía en Breve

Rinoplastia-en-breve Pasos para una rinoplastia exitosa

* La información presentada en este esquema responde algunas dudas frecuentes, en ninguna manera se consideran universales, ya que los resultados y recuperación son diferentes en cada paciente, aplican restricciones.

La Nariz Femenina

Un objetivo compartido en la cirugía estética  nasal   es   hacer su rostro más balanceado a simple vista,   que su nariz no  sea el punto principal a donde se  dirija  la  mirada  si  no  que  forme parte  de un todo,  dando armonía a  su cara.    En las mujeres, comúnmente la meta a alcanzar consiste en suavizar los rasgos; vista de frente hay afinar la punta y angostar la nariz. En la vista de perfil se debe obtener un dorso de líneas más suaves,  una nariz bien proyectada hacia adelante y una punta nasal ligeramente rotada hacia arriba. No existe la nariz perfecta ni la nariz ideal, sin embargo en la práctica diaria del Dr Roel Moyeda vemos multitudes de pacientes satisfechas al embellecer su rostro por medio de la cirugía de nariz.

La Nariz Masculina

Los hombres representan un porcentaje muy alto de nuestra práctica privada, y la rinoplastía no es la excepción.  La rinoplastía en hombres típicamente produce resultados  mas sutiles.  La piel gruesa, porosa, pesada y mayor cantidad de glándulas sebáceas,  suelen acompañar a la alteración más común observada en hombres que es una giba dorsal, huesos anchos y punta gruesa y poco definida.  Busque en nuestra galería “la nariz mestiza”.   En casos especiales, el Dr Roel Moyeda también puede recurrir a injertos de cartílago tomados de otras partes del cuerpo, para definir y proyectar su estructura nasal.   El tiempo que lleva comenzar a apreciar el resultado también suele ser un reto a la «paciencia» del paciente.     Se busca un cambio agradable en armonía al contorno estético de la cara del varón mejorando los rasgos y combinando a veces la eliminación de la grasa de las mejillas o aumentando la proyección del mentón.   Los varones que buscan este procedimiento suelen ser de personalidad abierta, seguros de si mismos y no es raro que soliciten otras cirugías simultaneas para mejorar su imagen.

Rinoplastia Abierta vs. Cerrada

La cicatriz varía desde incisiones completamente ocultas endonasales en la rinoplastía cerrada, pasando por incisiones en ambos lados de su nariz si ameritó del estrechamiento de los orificios nasales o bien, combinada con una incisión central pequeña en la llamada técnica abierta, generalmente son bien disimuladas.   En casos especiales podrá presentar una incisión atrás de su oreja o en un costado de su torso.  Recuerde que el desarrollo de una cicatriz ancha y elevada aún en heridas pequeñas es un factor de riesgo no siempre predecible.  Aún en las mejores manos, en una de cada diez cirugías de nariz es posible ofrecer una segunda cirugía para complementar el resultado, así sucede en los mejores centros de rinoplastía de prestigio internacional.  Es muy común que después de una cirugía facial se hinche y quede morado de la cara unos días, lo cual hace que involuntariamente  se angustie o se sienta triste, olvidando que después de ese período se verá mejor.   También es común recibir comentarios que le desanimen, como opiniones de detractores diciendo que su cambio no fue favorable, que se ve casi igual u opiniones infundadas e irresponsables diciendo  que quedó peor,  o bien algún reproche por haber cambiado sus rasgos familiares.  Tenga mucha paciencia y fortaleza emocional, ya que el proceso lo amerita.

Nariz natural, sin estigmas

Conocido como “nariz trademark” o “surgical look”  son aquellas narices “que se ve a leguas que son operadas” debido a procesos quirúrgicos repetitivos, limitados y como si fuera una receta de cocina siempre igual.   Con  técnicas quirúrgicas más complejas y depuradas evitamos  tener  ese tipo de resultados,  por eso en nuestra experiencia podemos ofrecer una nariz muy natural, armoniosa  y bien integrada a sus facciones y al contexto general de su rostro.   Se  trabaja sobre la silueta básica de su nariz para  mejorarla,  no se pretende copiar la nariz de una foto o modelo de revista, pero es muy bueno que usted nos muestre imágenes que a su juicio son bonitas, para tener una herramienta de comunicación más objetiva.    Su resultado debe ser lo más natural posible y de acuerdo a sus rasgos y  estructura anatómica de base.    Los objetivos se cumplen en grados  variables y nunca se deben prometer falsas expectativas de los resultados a obtener.    En condiciones ideales  su nariz no debe lucir “como operada” una vez alcanzado el resultado final.  Siempre hay “narices de moda” según su grupo de edad,  por lo que es frecuente que los pacientes mencionen artistas famosas con narices singulares, servirán como una referencia pero sin la garantía de que lucirán igual.

Resultado Final

Es importante recordar los motivos que lo llevaron a operarse y si esas metas se cumplieron, entonces usted deberá sentirse orgulloso de su decisión.  En dos semanas se retirarán todos los vendajes y adhesivos y aunque la recuperación es gradual cada día se sentirá mejor.  El resultado comienza a apreciarse seis meses después, pero no se alcanza por completo hasta completar  12 a 18 meses, es por eso que durante este tiempo no se recomienda realizar nuevas operaciones sobre su nariz.   Recuerde que el resultado perfecto no existe y se debe tener cierta tolerancia a resultados limitados o ligeramente diferentes a lo esperado; sobre todo cuando son “cirugías de revisión” donde  la piel de la nariz es demasiado gruesa o pesada.

“Rinoplastía de Revisión”

También llamada Rinoplastía Secundaria.  Volver a operar su nariz, conlleva una carga emocional importante.   El Cirujano Plástico es el especialista indicado para evaluar y diagnosticar desde un punto de vista “estético” no sólo su nariz de forma aislada, sino de todo el entorno facial según sus rasgos e incluso personalidad, adaptando sus deseos de cambio y transformándolos en una realidad.     Si usted es un paciente que busca operarse por primera vez su nariz, se debe asegurar en lo posible que no sea necesaria una segunda operación debido a un mal resultado. Aun en manos expertas cabe la posibilidad de ofrecer una segunda cirugía de revisión para mejorar el resultado en una de cada diez intervenciones, pero esto es muy distinto a que sea por una cirugía mal realizada.   Un motivo de consulta bastante frecuente en la consulta del Dr Roel Moyeda es la de pacientes ya operados por pseudo-especialistas o  “charlatanes” y cuya apariencia obtenida no fue   satisfactoria,  dejando alteraciones notables en la estética nasal o bien cuya deformidad empeoró notablemente, intensificando la frustración causada por no tener una nariz de dimensiones y forma normales; lo cual aumenta la inseguridad empeorando su autoestima. Esa anécdota desagradable ocasiona desconfianza en los pacientes que acuden por una segunda opinión buscando una cirugía de revisión que restaure los estragos causados en su nariz.

¿Cuándo operar de nuevo?

Es común observar narices operadas en otro centro, donde se eliminó demasiado dorso o se debilitó el soporte del tabique nasal, dejando una curvatura muy acentuada tipo silla de montar bastante desagradable; otras veces no realizan una adecuada movilización de los huesos nasales dando una deformidad conocida como V invertida que puede apreciarse a simple vista; en otros muchos las fracturas laterales son incompletas lo que produce que los huesos regresen a su posición lateral dejando una nariz con el dorso abierto y mal definido. El empleo poco juicioso de injertos de cartílago en la punta nasal hará que se proyecten en ángulos indebidos, dando el aspecto de tener doble punta nasal, punta bífida o que pueda lucir desviada.  Aquellos que ya han sido operados de su nariz y que han tenido malos resultados deben valorar sin desánimo la posibilidad de una nueva operación “cuando la posibilidad de mejoría es real” y sobrepasa los riesgos; así podrán restaurar la confianza en su imagen y librarse de complejos agobiantes.

“Un arreglo estético no va a solucionar un problema de insatisfacción profundo, hay dificultades en la vida que no puede alcanzar un bisturí.”- JTerren

Cuando hay Insatisfacción Estética

Puede ser producida por varias causas: a) no ha pasado el tiempo suficiente para un resultado más fiel, b) a pesar de la entrevista inicial, el paciente seguía teniendo una expectativa irreal o muy demandante, c) el paciente tiene baja tolerancia ante un detalle particular en el resultado,  convirtiéndose en una obsesión, d) el resultado desencadenó un trastorno de identidad o un dismorfismo subyacente, e) personalidad muy influenciable por las críticas, f) existe un detalle anatómico residual que realmente justifique una cirugía de revisión.    El de discomfort emocional es real cuando un paciente siente tristeza o frustración,  a veces podrá justificarse una nueva cirugía,  a veces sólo es cuestión de tiempo y apoyo emocional.

“No me gustó” Vs. “No quedó bien”

Los casos de inconformidad estética son muy pocos y casi siempre derivan de “olvidar su nariz de antes”, es decir, mejoran  y  les gusta mucho al principio,  pero después caen en las redes de “la búsqueda constante de la perfección”,  argumentando que les gustó al inicio pero que ahora ya no están satisfechos, ante tales casos a veces ya no hay nada que ofrecer.   Si la nariz mejoró en comparación a su aspecto de antes de operada, entonces la operación fue exitosa.  Habrá casos en los que debido a factores imposibles de controlar efectivamente requieran de una nueva cirugía para corregir detalles específicos, eso podrá ocurrir en una de cada diez cirugías.

Si no me agradó el resultado estético

Si después de la cirugía “la nariz mejoró”,  entonces la operación ha tenido éxito.  No  hay garantía de que el resultado será perfecto, ni necesariamente el ideal o “cómo la imaginó”.    La garantía en cirugía plástica (y en la medicina en general) consiste en realizar una técnica quirúrgica descrita y aprobada para tal fin,  en un medio de seguridad y ética profesional, anteponiendo siempre el bienestar del paciente, se busca la mejoría pero no la perfección.   La garantía en cirugía plástica jamás consiste en la promesa de alcanzar tal o cual resultado de manera infalible.    En los artículos médicos internacionales  de rinoplastía  se habla de que una de cada diez pacientes podrá verse beneficiada de una “cirugía complementaria” 18 meses después.    No siempre será posible volver a operar sin un motivo bien justificado.     Si usted siente que tendrá “cero tolerancia” ante un resultado diferente al que imagina, es mejor no someterse al procedimiento.

La cirugías de “Retoque”

Desde el planteamiento inicial debemos instruir al paciente sobre la posibilidad de una segunda operación hasta en una de cada diez operaciones, no por una operación mal hecha o por un “paciente que no se cuido” , sino por las múltiples variables que pueden influir en el resultado, y esto es así en todo el mundo y en las mejores manos.    Es muy lamentable que un paciente sufra emocionalmente por tener un sentimiento de frustración,  pensando que si algo no salió bien es siempre por culpa del doctor,  ¡nada más lejos de la realidad! , por eso los pacientes deben de  tomar decisiones bien informadas y nosotros tener siempre  un proceder ético y sensato.  Nuestra intención es siempre darle  el mejor resultado posible.   La operación inicial se realiza para mejorar los rasgos faciales, sin garantizar necesariamente que el resultado sea el ideal,  pero debe saber que hay factores impredecibles que influyen en el resultado, tales como el grado de inflamación, la formación de fibrosis subcutánea y la “memoria tisular”.   Esos factores son ajenos a nuestro control y pueden ser motivo de una “cirugía de retoque” o complementaria, sólo ante variaciones anatómicas evidentes y bien justificadas.

Anestesia

Los procedimientos sobre la nariz, pueden ser realizados con anestesia local (inyecciones de lidocaína con epinefrina) acompañados de una sedación intravenosa.  Cuando el paciente requiere procedimientos simultáneos en otras partes del cuerpo, el anestesiólogo será siempre la autoridad que decida cuál será el mejor tipo de anestesia para cada paciente.  La finalidad en todos los casos es que el paciente no sienta ningún grado de dolor durante la operación, que su vía aérea superior sea permeable, segura y estable y que la operación se desenvuelva en un ambiente de tranquilidad. Es falso que la anestesia local no tenga riesgos, aun y cuando es la opción más utilizada, representa un riesgo menor subyacente que debe ser asumido.

Simulaciones por computadora

Es posible realizar una “simulación” pero nunca será fiel o exacta.  Se debe reconocer la simulación digital como una  “Herramienta de Comunicación” con los pacientes, pero no debemos motivar la decisión en base a una imagen simulada.  No se deje seducir por el precio ni por las simulaciones en computadora que aunque atractivas no están recomendadas como infalibles por las sociedades internacionales de cirugía plástica, es mejor observar fotografías de casos similares para conocer la capacidad del cirujano que le atenderá.  Desde el punto de vista del Dr Roel Moyeda ,la mejor aproximación a la realidad es la simulación en l avista de perfil, cuando se tiene una giba grande, el resto de las proyecciones tendrán simulaciones más alejadas de la realidad debido a que no timan en cuenta el tipo de piel, grosor de los tejidos blandos, fuerza de los ligamentos y comportamiento dinámico en la mímica facial.

Rinoplastia Sin Cirugía

El acto quirúrgico es el “Estándar de Oro” para remodelar la estructura nasal, debido a que es un procedimiento de bajo riesgo y de resultados estables y definitivos.    En general se debe evitar el uso de rellenos o “modelantes faciales” en la nariz, a menos que sean casos cuidadosamente seleccionados.     Los rellenos absorbibles a base de acido hialurónico serán los más indicados pero no por ello inocuos, sobre todo si se emplea una técnica defectuosa, se usan básicamente para levantar la punta y rellenar  el dorso para camuflar la giba nasal, pero aumenta el volumen y no suaviza la expresión.   Los polímeros permanentes (no absorbibles) como los metacrilatos los considero prohibidos debido a su comportamiento  nocivo con los tejidos.     El uso de “Hilos” para corregir puntas nasales caídas,  serán siempre un intento fallido debido al gran peso y contra fuerza de los tejidos y ligamentos  depresores de la punta nasal, además dejan un túnel fibroso bajo la piel.  Los  correctores nasales de polivinilo también llamados  “respingadores”  son aditamentos de plástico que pueden producir ulceración y posteriores perforaciones nasales.

DESPEJA TUS DUDAS

    Dr-Roel-Moyeda-en-Cirugia Pasos para una rinoplastia exitosa
    DR. ROEL MOYEDA
    El Dr. Roel Moyeda se desarrolla como Cirujano Plástico Reconstructivo certificado, realizando su práctica privada actualmente en la ciudad de Monterrey, México, y enfocado en ofrecer las técnicas quirúrgicas más avanzadas en beneficio de sus pacientes, así como un trato amable y cálido para cada uno de ellos.

    Programa una consulta

    Ponte en contacto con nosotros para programar tu cita de asesoría con el Dr. Roel Moyeda.

    Programar consulta

    2018-02-09T20:58:28+00:00